AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER ( Espero dar la medida )

AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER   ( Espero dar la medida )
La Gloria de mi Espiritu ( Lo mejor de Mi )

miércoles, 1 de febrero de 2006

EL NIÑO Y SUS MIEDOS

Casi diría que me cuesta trabajo escribir la fecha, ya que este año me pareció tan fugaz por el cúmulo de experiencias vividas Es como si hubiera estado viviendo una charada durante doce meses y que luego al volver a la realidad, resulta que no lo puedo creer. Hay tantas cosas que dejé de hacer y tantas que debería de haber hecho, que más que alegría siento tristeza por el tiempo pasado mal empleado. El trabajo de buscar trabajo, la felicidad de mantener la felicidad y la paz de saber que, aunque el precio es alto, valió la pena vivir, pero… ese sentimiento de desgaste físico y anímico… Me siento hoy, como aquel niño que no quiere tomar su sopa y protesta, pero luego lo hace y gracias alimento que recibe, luego puede reír, vivir, crecer, amar. Al final de todo, uno debe llegar a la conclusión de que todo es en sí la vida misma, porque ¿Cómo podría definir el término “vida” sin tener en cuenta los hechos? ¿Cómo podría definir la felicidad sin incluir más de una persona?; pues así como el vivir es acción, movimiento, también el tiempo es movimiento Pero siempre querré tomar esta sopa que me da vida, que alimenta el ser. Cuando era niño mi madre siempre preparaba este líquido alimenticio que era como la presencia del pan o como si fuera sinónimo de comida. A veces sólo había para cenar eso: sopa, que en tiempos de escasez era recalentada y puesta nuevamente en la mesa; pero mi madre tenía el don de renovar todo lo que tocaba y esa sopa era mucho más rica que la vez anterior, porque ella batía un solo huevo y se lo mezclaba en el caldo hirviendo lo cual cambiaba totalmente su sabor convirtiéndolo en “comida nueva”. Yo veo que mis hijos se hacen grandes y el futuro se me hace como el pasado reciente, tan cercano e inminente que no puedo hacer más que volver a preocuparme por el futuro de mis hijos y lo que el mundo será cuando ellos sean capaces de oprimir uno de los botones que cambie las cosas. ¿Cómo será la actividad de entonces?, el mundo en contra de ellos, ellos a favor del mundo…. No bastan los interrogantes, es más, sobran los interrogantes, porque dado el caso ellos vivirán sus vidas así como yo vivo la mía, sintiendo ansias, apetitos, frustraciones, tristezas y alegrías, todo por el sagrado derecho de vivir, convivir y dar lo mejor de sí, haciendo para esto el esfuerzo por ser feliz al encontrar la paz en la armonía de una buena existencia. De esta forma el filosofar solo sirve para hacer más larga la espera y los grandes planes y proyectos de ser algo más que un hombre común, quedan día a día postergados y guardados entre tibias frases de autocompasión y renunciamiento.

LA FACULTAD DE
...ACORDARNOS

-------------------------------------
.
.



Qué
gran don el que nos dio Dios al darnos la facultad de recordar!, sin ésta virtud
el ser humano no podría enriquecer su vida con el beneficio de poder corregirse
basado en experiencias pasadas a otros o a él mismo. No podría o no tendría de
donde sacar fuerzas para seguir viviendo si no fuera por el recuerdo de su
responsabilidad como hombre, el recuerdo de enseñanzas, de ejemplos, el recuerdo
de su Dios.




LA ARMONIA DE LOS HECHOS
---------------------------------



Muchas veces miramos sin observar, otras sin escuchar o tocamos las cosas sin sentir, porque no estábamos en esos momento dispuestos a percibir la esencia de verdad que emana de todas las cosas y de los hechos. Y es por esto que no apreciamos la armonía de la naturaleza; de la cual somos parte; y decimos que "la rosa es linda" "lástima sus espinas…" o que la primavera es hermosa y el otoño todo lo contrario. He comprobado que, en todos los casos hay ARMONÍA en las cosas y en su relación con otras, es una gran cadena que une elementos, vidas y hechos para cumplir todos y cada uno con el propósito que fueron creados: perfeccionar al Hombre en esta vida en cuerpo y espíritu. Dos latidos 13-01-91 De un hombre dedicado a dar lo mejor de sí a sus hijos y a su esposa; De un hombre que una crisis económica fortalece y que la falta de trabajo convierte en león; De ese hombre, Dios extrajo, además de una costilla de su costado, los dos últimos latidos de su corazón para que durante toda su vida Sus hijos lo llamen "PAPÁ".





Hercules A. Palermo.-

Un fino Cordel....

El fino cordel que Satanás posee, del cual pende la llave que abre la puerta de nuestra voluntad; también puede decirse que los razonamientos que usamos para justificar nuestros actos malos, son los hilos que dejamos para que el Padre de todas las mentiras tire de él para acercarse más a nuestro corazón. El razonamiento vano con el cual queremos cubrir nuestras malas acciones, son la conexión invisible que une nuestra voluntad a la voluntad de Satanás. Es la oración a Satanás, es la venia mal disimulada con la cual decimos: "toma la llave de mi voluntad pero yo no te la estoy entregando, me opondré a que entres en mi, aunque te deje acercar, te escucharé pero ten la seguridad que no te obedeceré", y así un día terminaremos diciendo: "…Bien, no entraré en el Reino donde está el Padre, pero seguro que mereceré otro no muy lejos…". …Y así también un día verán las fuertes cadenas en forma de apatía espiritual, duda en lo que antes era testimonio, pecado moral en lo que un día fue castidad y autodominio. Y así un nuevo rezo de excusas y resentimientos formarán el nuevo credo propio de aquel que un día brillo y hoy es un ángel caído. De esta triste manera la religión llega a ser como ombligo absurdo en la vida del ser que prefirió dormir antes que trabajar, recibir en lugar de dar; procurar ser querido en lugar de amar; vestirse bien él, en lugar de abrigar a otros.



Ombligo de la Fe



Hoy pienso que hay mucha gente que cree que la religión en su vida, es como un ombligo. Sabe que alguna vez vivió por él, pero ahora ya no sabe que utilidad darle y piensa que puede vivir prescindiendo e él.




Hercules A Palermo

UNA FE..DE HIERRO

Fe es dejar el temor para dar paso a la confianza. El hombre de Fe, no se aflige por lo que no ve después de haber obrado de acuerdo a los mandamientos; él tiene paciencia para que Dios haga converger los hilos invisibles y prospere sus caminos. Obrando de esta manera, sin temor, toda nuestra energía estará puesta en la acción. Esto es lo que básicamente hace la diferencia entre el éxito y el fracaso. Si obrando en armonía con la voluntad de Dios, sufrimos porque lo que hicimos no estaba totalmente correcto, no se debilita la Fe, solo corregimos y nos preparamos para la próxima vez. Si obrando bien sufrimos adversidades no se debilita la Fe sino que diremos: "Dios sabe lo que está pasando, dejemos que Él obre".






La barra de hierro







Con una barra de hierro se pueden formar una variada gama de elementos útiles para el hombre, pero no con poco esfuerzo. Se necesita esfuerzo; obtener una barra de hierro; someterse al calor del fuego y llegado su punto justo de calor, proceder a darle forma con sabios golpes hasta obtener la herramienta con la cual haremos muchas otras cosas. En nuestra vida sucede lo mismo con la religión. La religión es una forma de vida y no un distintivo. Cuando hacemos convenio con Dios, en el Bautismo, solo entramos por la puerta, solo nos asimos a la útil barra de hierro, solo nos sentimos por un breve momento, seguros como para mirar el árbol allá a lo lejos. A partir de allí, el trabajo constante en la clave, usar bien lo que se tiene, forjar las herramientas necesarias para caminar seguros.Así, la Fe, obras, ayuno y oración, son los elementos que nos llevan en el franco camino de progreso


PalermoHercules.A.

CREENCIA & FE

Es imposible que el hombre racional no crea en la veracidad de las Escrituras Sagradas.






En ellas, si razona para conocer, encontrará escrito lo que se predijo y sucedió, lo que sucede actualmente, predicho siglos antes, y lo que sucederá es innegable con las dos pruebas anteriores. El camino del progreso espiritual Pienso que los que hacemos convenio en la Iglesia de Cristo, nos catalogamos en dos grandes grupos: Los orgullosos y los humildes.






La única manera de entrar por la puerta estrecha, es el Bautismo, pero para aprender a caminar en el angosto y recto camino, los primeros deben humillarse y los otros deben fortalecerse.




Pienso que hay personas para las cuales, la religión en sus vidas es como el ombligo en sus cuerpos. Saben que alguna vez fue vida pero ahora no saben que utilidad darle.






Los órganos del cuerpo armonizan entre sí, para mantener vivo al ser, pero la vida física puede ser posible gracias al soplo de vida que Dios le dio y… Él al darle potestad al hombre, sobre todas las cosas de la tierra, cosas vivas o inanimadas, le dio potestad sobre la vida de su propio cuerpo.




El hombre puede santificarse al grado de poder mantener vivo el cuerpo físico por voluntad del espíritu propio, el cual de esta forma y en el marco de la santificación, está en armonía y sujeto a la voluntad divina. Puede mantener la vida en el cuerpo aun cuando la sangre no fluya o perder, como cuerpo, gravitación y levitar.







Puede por la misma voluntad tomar la forma de materia más refinada y trasladarse de un lugar a otro sin velocidad.





























Hercules A Palermo




UN HOMBRE COMUN




Un hombre común ¿Quién alguna vez no ha querido ser el primero? - El primero a la bolita. - El primero a la pelota. - El primero en el colegio. Pero sólo le es dado conformarse con ver ganar a otros. Cuando iba a cuarto grado y estudiábamos la vida y obra de los próceres, yo adopté, en mi corazón, a uno como mi ídolo o como el ejemplo de vida. Este era San Martín. Musitaba, con ternura, de niño, las máximas que él había escrito para su hija Merceditas. Captaban toda mi atención las Campañas Libertadoras y la abnegación de este hombre. Si era realmente el "Santo de la espada". Nació en mi pecho el anhelo de ser como él. Una vez casi lloro de contento porque, tendría yo nueve años, y un muchacho de lejos me dijo: "Chau San Martín". Corrí a casa y se lo dije a mi mamá; luego de lo cual ella me cortó, un poco, el cabello… y también las patillas. Pero… aquel mensaje al “Sr. Nadie”, quizás tenía un destinatario cuando lo puse sin sobre en el hueco que había en lo alto de mi pieza. Quizás buscaba un prócer que no muriera, alguien que estuviera arriba y que me extendiera una mano para subir. Mi madre vio algo en mi, o lo sabía de siempre porque muchas veces me decía: "Vos vas a ser líder" y otras veces me dijo: "Se como un padre para tus hermanos". Ella tenía ese don que se acentúa en las mujeres y lo tenía también su padre, mi abuelo, ella presentía, soñaba y vaticinaba cosas que luego ocurrían. Pero… a mis trece años, ella falleció y me quedé huérfano de afecto, sin nadie que me diera enseñanzas a largo plazo, que me diera consejos para usar en mi madurez, y en verdad los recordé y los usé. Yo quería llegar a ser alguien reconocido por la sociedad, yo sentía que tenía debilidades, pero también dones. Bien, así se expresa un hombre común cuando tiene que contar sus anhelos y frustraciones. Casi siempre lo hace después de los cuarenta, pero he sabido que otros llegan a este punto mucho después. El que llega al éxito de lograr de la vida, lo que quiere, ganar bien haciendo lo que más le gusta, es alguien digno de analizar y ubicarlo como uno entre muchos, o mejor dicho, uno en un millón. Cuesta trabajo ser un hombre común, llegar a casa y dejar los anhelos, frustraciones y sueños muy adentro del ser y atender a los requerimientos del "ahora". La vida es como un juego en serio, en el cual no podes dejar de jugar, aunque las reglas de juego no te gusten. Estás un día ganando, otro día perdiendo, pero lo único que no podes hacer, es dejar de jugar a la vida, que es muy parecida a un juego de ajedrez. Cada movida importa, las que haces, las que te hacen los demás y la que hace la vida misma a veces sin tu ayuda. Están las movidas no aprovechadas y las que resultan de un conjunto de hechos. Cada hecho importa aunque parezca sin importancia, a la larga suma un total que pesa a favor o en contra. Si, la vida son hechos, los hechos llevan tiempo y cuando el tiempo pasa, la vida se nos pasa y nos damos cuenta que el camino se torna más angosto. Ya obviamente hay cosas que son en la práctica, no factibles, como el estudio, el trabajo, la educación de los hijos. El tiempo va cerrando puertas a medida que cumplimos años y nuestros hijos se hacen hombres. El peor error del hombre es no llegar a concientizarse de que la vida en sí misma es totalmente indiferente a los deseos y sueños del hombre. La vida solo es una canción de amor y paz, de felicidad y armonía, de gozo, de éxito, de bonanza. Solo el hombre la puede cantar, el que quiera, cualquiera, pero… cada uno la debe cantar para sí mismo, a su manera con su voz y su talento, sus ganas, teniendo como único público sus seres queridos, los vivos y los muertos. Y allí sin aplausos ni despedidas, al fin dejará el escenario de su vida, con la conciencia tranquila de que no solo lo intentó, sino que lo hizo a su manera, con la mejor intención de quedar bien consigo mismo habiendo hecho el esfuerzo y pagado el peaje. "Total, al final, nadie va a morir tu muerte, ni nadiee continuará tu vida, nadie aplaude al que se va, porque la vida sigue, y cuerpos que vivan hay muchos y que mueran hay todos los días así que… nadie va a tomar tu lugar en el momento final", después de ser… fuiste.




Hercules A. Palermo