AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER ( Espero dar la medida )

AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER   ( Espero dar la medida )
La Gloria de mi Espiritu ( Lo mejor de Mi )

miércoles, 9 de agosto de 2017

https://es.nametests.com/test/result/hercules/anm_8952147141/index_new/?p=eyJ0IjoxNTAxOTAzMTA2LCJpX3MiOjE1MDE5MDMxMDYsImMiOiJmYnVpX3NoYXJlX193b19zaGFyZV92MiIsInNsIjowLCJnZSI6Im1hbGUiLCJ1dG1fc291cmNlIjoiZmIiLCJ1dG1fbWVkaXVtIjoiZmJfdXNlcnNoYXJlcyIsInV0bV9jYW1wYWlnbiI6IjIwNDc1Iiwic19pZCI6IjExMTIwMzIwMTUyMDU3MDIwMSIsImNzX2lkIjoiMTExMjAzMjAxNTIwNTcwMjAxIn0

lunes, 5 de septiembre de 2016

Orar con doctrina

Enseñemos a orar a los miembros a los nuevos... y a los no miembros.
Orar con doctrina;
Orar con conocimiento;
Orar con fe;
Pidiendo así las cosas que el Señor otorga y las que permite

“¡Ángel…!”
Diséñame un sentimiento;
Que aun yo no haya concebido.


Realidades vanas

        Me replanteo la idea de seguir viviendo a cada mañana y reconsidero el hecho de, si estoy realmente vivo entre tanto muerto.
        Me despierto temprano luego de vivir dormido la idea de un mundo mejor, y comienzo a soñar la pesadilla de una realidad virtual que terminará una vez más… Cuando llegue la noche.


Mi hermano (y amigo)

Germina sobre mi alma,
La música en melodías profanas,
Llévame en tu altar de calma;
Enjuga mis lágrimas entre tus manos
Porque solo a ti, puedo llamarte hermano.


Código de barras

Las imágenes funcionan como un código de barras en la mente del hombre. Así en un instante uno sabe lo que devenga de una escena con solo un vistazo. La imagen ingresa a la mente en un instante, completa, con todas sus intensidades, colores, texturas y lenguaje de presencia.
En la mente existen códigos receptivos que seleccionan y rotulan cada imagen y las reenvía al sector consciencia en el cual se elaboran las decisiones.
Imaginemos al hombre sin las principales conexiones; sin el habla, sin el oído y sin la vista ¿cómo podría realizarse como individuo y como grupo?
No decimos de un grupo de minusválidos dentro de una sociedad de hombres normales sino, considerar a todos sin el don de la comunicación y sin visión.
En primer término no existiría el orgullo, nadie podría ver la fisonomía del otro y sus caracteres, no existiría el concepto belleza o fealdad. Por otra parte; sin el habla no se podría manifestar la mentira ni la adulación; no existiría el concepto de presentar argumentos orientados hacia las sensaciones del otro: broma, sarcasmos (historia), presentar argumentos de orgullo, vanidad, odio, ira, etc.
Ni hablar, ni oír, ni ver.
Entonces pensando en el hombre sin conexión diremos que, así como la ausencia de comunicación, oído, visión, hacen a un hombre imposibilitado de manifestar orgullo, así también podemos considerar que, esta condición de seres no podrían coexistir por mucho tiempo y morirían.
De este tratado se desprende que; el hombre transgrede gracias al mal uso de sus dones pero que sin esos dones moriría pronto casi sin pecar. Podemos ver de esta forma que nuestra responsabilidad de vida es vivir y convivir en el filo de la navaja que sugiere ser la toma de decisiones en bien común o en bien propio con la mira de que, sin estos dones del cuerpo seríamos menos que gusanos y la misma naturaleza nos reclamaría para reciclarnos.
Las sociedades que usaron mal estos dones terminaron dejando de existir como tales y asistiendo  a su completa destrucción como sociedad y como individuos.


Confianza, convivencia y conciencia

        Son los tres pilares en donde se asienta el progreso del ser como individuo dentro de una sociedad.


La oración de un Padre

Hoy sé que muchas veces en mi vida en que em vi en peligro de muerte inminente y fui salvado por milagro, fue por las muchas y fervorosas oraciones de mis padres. Yo hago lo mismo por mis hijos y creo que cada padre también.



La geometría de las decisiones

Las decisiones de las personas mientras viven en el mundo tienen un efecto que repercute en todo su medio en el que se desenvuelve.
Una pequeña decisión da origen a un hecho que, por lo irrelevante pasa inadvertido, nadie le da importancia, nadie lo nota pero… sucede: nace…
Un hecho tan simple como peinarse o lavarse las manos; hablar poco, mucho; la elección de su indumentaria, la comida que prefiere, etc. todo tiene importancia y máxima si el hombre vive en sociedad.
Si el hombre viviera solo, en un habitáculo ubicado en un olvidado rincón del mundo, sus actos no afectarían al mundo, considerando que ese hombre esté totalmente desconectado de cualquier otro congénere.
Pero tratemos el caso del hombre de sociedad, que necesariamente debe interactuar con sus pares. La acción, la más insignificante de las obras o el menor detalle, es, por compararlo a algo; como un segundo en la escala sexagesimal de geometría. Un grado dividido en sesenta minutos y el minuto en sesenta segundos.
Ocurre que en el seno de la acción. La trayectoria es un segundo pero si uno lo observara desde la distancia que otorga el tiempo, el recorrido tangencial que produjo ese segundo es notable y suma a la vida su efecto.



Desde el corazón todos somos de un mismo sentir. Sufrimos con la misma lágrima, nos alegramos con la misma vehemencia y tratamos de ser felices a nuestro modo. Desde el corazón, todos somos iguales en el amor por la vida.



“el amor es benigno…” el amor es todo lo que necesitamos para convivir en armonía. Pero la misericordia es mayor. Mientras el amor ama al que ama, la Misericordia se apiada aun de los que le aborrecen.
La misericordia agrega al amor una buena cuota de amor de Cristo.
Un padre ama entrañablemente al buen hijo, pero ama sufriendo al hijo descarriado.
“El amor todo lo sufre… todo lo espera…”

Prediquemos el Evangelio desde la simpleza de las cosas.
El Maestro enseño con palabras, hechos o imágenes.
Estas son algunas cosas que usó:
El sembrador, el pastor, un niño, el hombre rico, el mendigo, el hijo pródigo, el olivo, la vid, los pájaros, los peces, el jornalero, la mujer adultera, el pescador, el vino, las joyas, los tesoros escondidos, el candelero, el vaso, la casa limpia, la cosecha, el agua, la siembra, la semilla, el alfarero, la roca, el pan, el aceite, la sal, la luz, etc.
El Evangelio es útil para nuestras vidas porque se puede usar a diario.
No se puede ocultar, es luz, son obras.


La Casa del Señor está en la tierra de Adán.
Lo más glorioso está velado de sencillez, saturado de rutina, de reuniones eclesiásticas, costumbres de los grupos. Pero todo es verdadero porque es luz… y se puede discernir.


Muchas veces confundimos discriminación con clasificación

No discriminamos a los homosexuales,
 clasificamos a los normales.
No discriminamos a los negros,
clasificamos a los blancos.
No discriminamos a los pobres,
la clasificación se da naturalmente y la discriminación la hizo el propio hombre al discriminar y no valorar:
                                       la instrucción
                                       el esfuerzo
                                       la constancia
                                       la honradez
La discriminación acompañada de agresión es natural en la raza humana.
La naturaleza del hombre es esa: obrar injustamente sobre el que él puede dominar.
Existe  en lo más profundo del ser humano, un individuo morboso el cual puede ser un violador, un torturador, un asesino sádico.
Es la expresión más genuina del ser natural, el hombre biológico, el íncubo que asusta a aquél que se da cuenta que lo posee y que no lo puede quitar porque forma parte de el.
Es el Satanás que habita todo el cuerpo de hombre.
Sabe aparecer tras los efectos del alcohol o la droga.



Error de errores es vivir de temores

Temor de no estar preparado;
        Error de no haberlo intentado.
Temor de amar y no ser correspondido;
        Error de no haberse atrevido.
Temor de hablar inapropiado;
        Error de quedarse callado.
Temor de no aprovechar una oferta;
        Error de no sacar primero la cuenta.
Temor de enfermarse;
        Error de enfermase y no tratarse.
Temor de quedarse y temor de irse,
        Error de no decidirse.
Temor de hacer poco o demasiado;
        Error de quedarse sentado.
La paz verdadera;
        Una conciencia limpia.
El verdadero amor,
        Cuidar lo que crece

Una sabia decisión;
        Estudiar.
Un sabio consejo;
        Escucha tu corazón
La cosa más importante en la niñez;
        Tomar mucha leche.
La cosa más importante en la madurez;
        Tener muchas vacas
Lo más importante para una mujer;
        Ser madre.
Lo más importante para el hombre;
        Tener una mujer.
Lo más importante para el hombre y la mujer;
        Encontrar una buena niñera.

Coincidencias matrimoniales

Lo que más aprecia un esposo;
        Tener lista la comida que quería
Lo que más valora una esposa;
        Ser la primera en la lista de la peluquería.
Lo que más detesta un esposo;
        Llegar a casa y que los chicos se estén peleando.
Lo que más detesta una esposa;
        Llegar a casa y que le quede chico el vestido que estuvo comprando.
Lo que más enaltece a una mujer;
        Ser madre.
Lo que más ennoblece a un hombre;
        Ser padre.
La cosa que más anhela un matrimonio;
        Conseguir una buena niñera.



La realidad virtual

Una quimera;
        La saciedad total de los apetitos.
Una ilusión;
        La felicidad a costa del dinero.
Una infamia;
        El bien propio a costa del dolor ajeno.
La peor injusticia;
        La muerte de un niño por hambre.
La verdadera pobreza;
        La ignorancia.
La peor enfermedad;
        La ambición.
El signo más claro de la decadencia del ser;
        La apatía espiritual.
El hombre más pobre;
        Aquel que no cree en Dios.
El hombre más rico;
        El más generoso.

La adversidad

Había una vez un hombre que muy de mañana y con mucho brío comenzó a trepar una montaña.
Lo había hecho antes, para el era sencillo, tenía salud, vigor y entrenamiento.
En eso estaba cuando desde un costado del sendero le aparece una mujer esgrimiendo un garrote y le dice “…¡detente!...” “¿A dónde vas?” –“a la cima”- responde el hombre desconcertado y sin mediar más palabras. La intrusa golpea fuertemente un pie del caminante dejándolo malherido.
Viéndolo caído y retorciéndose de dolor a medio camino de su meta, la mujer le dice: “… antes sabías que podías llegar ¡ahora trata!” “… antes te era sencillo, ahora esfuérzate!” “… antes lo hacías en forma rutinaria… ahora trepa… arrástrate y llega a la cima…”
El dolorido hombre se incorpora apoyándose en el mismo garrote que le arrojara la mujer al tiempo que le pregunta; “… ¿quién eres?”
                                              “… Soy al adversidad…”


Conocimiento: Luz, experiencia

El conocimiento que encierran las escrituras sagradas no siempre se muestra comprensible a la mente racional. Solo leemos un poco que a la primera lectura nos insta a emular buenos ejemplos de hombres santos y acatar la ley de Dios.
Pero el conocimiento mayor, la mayor porción, está velado por nuestra debilidad. O la propia debilidad del que lo escribió que, para expresar lo que vio o lo que sintió, recurre a palabras, comparaciones, frases en la intención de explicar una idea.
El caso es que, no hay palabras para describir lo indescriptible por lo inefable. Entonces es que nos vemos en la misma posición del escritor, narrador y profeta: la experiencia escrita está; el que quiera conocer toda la verdad que en ella recogió el que lo vivió, debemos lograr el mismo estado emocional, usar las mismas herramientas y los medios de los que sabemos; es el adecuado para conocer, comprender, sentir.


El método es:   Leer,
Orar,
Ayunar,
Meditar
Escudriñar
De esta forma accederemos al conocimiento que trasciende toda forma de reproducción escrita u oral y así ese conocimiento pasa a ser luz para nuestro espíritu, un principio de gloria personal.

oy.
Esferas regentes

Las revoluciones de los planetas producen el mando o influencia, de la que depende otro cuerpo en el espacio que están bajo su dominio.
El cuerpo de menor revolución gobierna al de mayor, hablando de revoluciones sobre su eje.
Todo gira y todo es gobernado o gobierna a otro según sus revoluciones que es el movimiento fijo en la expansión.


La inspiración y la razón

Cuando se trate de tomar decisiones se debe usar el enfoque de la razón y el enfoque de lo espiritual.
El uso de la razón nos mostrará el camino lógico en pase a lo que tenemos en el intelecto: Conocimiento
                       Secuencias
                      Experiencia
                       Sentido común
          El enfoque espiritual nos mostrará por otro parte el aspecto del tema, visto a la luz de todo lo aprendido y aceptado como verdadero y que tiene que ver con las cosas que atienden a las necesidades del alma, del individuo y del bien común de los involucrados en las acciones futuras.
Para esto se tendrá en cuenta:  Mandamientos
Convenios
Normas de conducta
Enseñanzas de Cristo
Ejemplos de Cristo
Estas acciones son correctas y verdaderas.
Están dispuestas para el beneficio del hombre, pero tanto el aspecto racional como el espiritual a la hora de tomar decisiones; no deben estar en conflicto al grado de que el resultado final sea el perjuicio del individuo o de los individuos.
Se deberá tener muy en cuenta que, no siempre una decisión correcta traerá contentamiento inmediato a las partes; muchas veces veremos que una decisión justa deberá tomarse a pesar de que las acciones duelen o tienen un sabor amargo.
Una vez que se esta seguro de que el camino a seguir es el correcto y la decisión a tomar se presentó al Señor en oración y fue aprobada, deberá hacerse uso de firmeza para mantenerse impasible y mantener el curso. La decisión esta tomada.



Uno en un millón

Para progresar en la vida el hombre debe tener inteligencia, tenacidad, instrucción y muchos atributos parecidos. Pero para destacarse entre sus pares y dejar una marca indeleble a su paso por esta vida, debe tener ingenio y poseer la magia de la creatividad.-
El hombre que llega a ser uno en un millón y ser el número uno en algo, debe desarrollar la inventiva y atreverse a dejarse guiar por el sentido de la percepción y la intuición.
Atreverse a soñar y a despertar para poner manos a la obra y dar todo de sí mismo para hacer realidad sus anhelos.
“Si un hombre lo hizo, cualquier hombre lo puede repetir”


La Casita de Nosotros

A la casa la abraza la hermosura,
de recuerdos escondidos entre las plantas
y de cuántas anécdotas vividas.
Algunas muy lloradas y otras cantadas.

Existe en el fondo del terreno;
Lo que antes había sido la otra casa,
Una marca, un piso de cemento;
Son las marcas del tiempo que inexorablemente pasa.

Muchas veces, al caer la tarde;
Simulo ir para regar la huerta,
Y recorro con la vista aquel lugar donde antes;
Reinaba el calor de hogar;
Había sabor a fiesta.

Como barco en la tormenta era la casa;
De madera y el techo era de chapas;
Aquí era la cocina, allí las camas;
Y hoy la palta con sus ramas;
Y gorriones en jolgorio;
Crecen en lo que otrora
Fuera nuestro dormitorio.

¡Si habrá aguantado temporales!
Al techo medio precario
Que cubría cada ambiente ayudado por mi esposa
Sellamos con brea caliente.

Hoy vivimos en la otra casa;
De material, techo de losa;
Grande el comedor, cómodo el baño;
Es más segura, es otra cosa.
Pero aquella casita que riego con recuerdos;
Que está cuando salgo al patio;
Aquí era el dormitorio, más allá el baño
Aquí sembré la nostalgia, allí un  suspiro.
Y aunque hoy es huerta aún la extraño.

03-06-05

En el Silencio

En el silencio se escucha los sonidos de tu mente.
En el silencio caminan agazapados y se escurren entre las sombras los pensamientos más sórdidos.
Cuando el oído descansa se levanta el telón en la mente y en el más completo silencio comienza a desarrollarse la escena que representa aquellas cosas ocultas que nadie sabe; que nadie vio y que ninguno imagina.
Allí y sin ningún ruido sos héroe, ladrón,  santo y asesino, bueno y malo.
Si el silencio lo produce la apacible noche en que descansa el cuerpo; tras la ausencia de sonidos viene el sueño y participas de repente en forma activa en tus pensamientos.
Tu espíritu se levanta del lecho y camina, salta, corre, habla o grita, llora o ríe, y hasta se cae y también muere.
Pero todo se realiza en el más completo silencio.
Muchas veces algún ruido proveniente de la casa o de la calle agrega; de una forma incomprensible; secuencias que toman cuerpo inmediatamente en la escena de turno.
Pero el silencio mismo del sueño es interrumpido cuando la escena del dolor llega por el recuerdo de alguna pena, los actores de turno huyen y se esconden tras bambalinas, y las mejillas del durmiente se bañan de lágrimas. Un gemido involuntario lo despierta y llora un poco más; en el más completo silencio.


Relatividad Psíquica

La teoría de la relatividad psíquica del hombre observa una estricta relación entre el desenvolvimiento de cada uno; su vocación, su arte, su música.
Todos los seres guardan relación absoluta entre sí y con el universo (pasando por la naturaleza de este mundo).
Así el hombre se encuentra en el universo como observador, como observado, como representante genuino de un patrón de comportamiento común con todo lo que lo rodea aún la estructura molecular de la materia de la cual forma parte.
La teoría de la relatividad de Einstein deja de tener carácter de restringida cuando se sustrae el observador.
La distancia no existe como distancia, ni la velocidad como tal; sólo existe energía en perfecta armonía de transformación hacia otra sustancia superior y más refinada, que nuestros ojos naturales no pueden percibir.
Esto es la otra realidad paralela sobre la cual rigen leyes muy lejanas al raciocinio del mortal más inteligente.


La realidad perdida

Caminando un día por un sendero observé a un costado y entre unos tupidos árboles; una gran puerta.
La curiosidad me embargó por saber más. Con mucho esfuerzo llegué a ella entra zarzas y terreno cenagoso, toqué a ella fuertemente, porque quería saber qué había detrás.
La puerta no era de una casa sino la de un alto y viejo paredón que rodeaba todo el predio.
De repente oí alguien acercándose a mi derecha y me escondí para ver quién sería.
Llegó un hombre disfrazado de vaya a saber qué y parándose al lado de la gran puerta metió su ruda mano en un hueco que había a un costado, sacó una oxidada llave.
La expectativa y la curiosidad me mataban.
El individuo entró y cerró tras de sí la puerta.
Luego de unos minutos que parecieron siglos, el sujeto salió furtivamente, cerró, guardó la llave y se fue.
Mi corazón galopaba hacia adentro y tras la puerta.
Lo hice; la curiosidad ya era sobre mí una espada de damodes.
Entré y estalló mi boca quedando de par en par tras lo que vi.
Allí en medio del lugar había un gran y viejo barco antiguo.
Me moría por entrar en él.
Caminé como se camina en sueños medio volando y medio andando. La curiosidad aumentó y me pesaba tanto que trepé con mucho esfuerzo por esa escalera para llegar al interior.
El barco era muy grande y si interior misterioso.
Me detuve sobre la arista de un segundo y me di cuenta que el mar más próximo estaba a cientos de kilómetros y en la zona no había ningún río.
Luego allí en el medio de la proa vi un enorme baúl como el de piratas con su respectivo candado antiguo.
Entonces nuevamente me espoleó la curiosidad y largó su anzuelo para que yo me acerque; y me acerqué.
Deseaba saber qué habría dentro.
De pronto escuche un leve ruido a mis espaldas, me vuelvo asustado y no veo a nadie pero lo único que veo es una puerta que da al interior del barco pero en el marco y a la altura de un hombre veo una llave colgada.
Me incorporo, la tomo, porque sé que es la del candado.
Mi corazón galopa ahora hacia adentro del baúl y voy, me dejo llevar, veo como el ojo del candado sufre al hurgarlo yo con la llave.
Lo quito luego de abrirlo y lo descarto como si fuera la cáscara de una naranja.
Levanto la pesada tapa y de repente, me siento dueño de todos los asombros, de todos los espantos, me faltan ojos para repartir la maravilla que veo, y corazón para conceptuar lo que siento.
No puedo caer de asombro porque ya estoy de rodillas.
Había abierto la tapa del fondo del mundo y estaba en presencia  del espacio sideral.
De repente todo comenzó a salir al espacio exterior por dentro del baúl; yo me aferré al palo mayor del barco y vi pasar en un gran remolino cuanta cosa había visto yo antes: la gran puerta, el viejo pirata, el camino, los árboles, en fin, era como si el mundo se estuviera desagotando por ese agujero hacia la nada.
Cuando esa tormenta parecía que estaba por pasar y yo me sentía seguro agarrando al palo mayor del barco, éste comenzó a zamarrearse junto con todo el entorno y al comenzar a girar inició su viaje hacia el infinito a través del fondo del baúl al tiempo que yo me soltaba evitando ser arrastrado.
Fue un instante en que quedé en el aire; el remolino me absorbe; abro mis brazos lo más que puedo y en el momento en que me acerco al baúl, alcanzo a manotear la tapa y lo cierro con violencia.
Cuando todo parece calmarse unas grandes garras me arañan el rostro, no puedo respirar y en un sobresalto me despierto al tiempo de hacer caer al suelo a mi gato que ya de mañana me pide salir afuera.


Tiempo y Espacio

El concepto de tiempo absoluto es el instante en el yacer de cualquier cuerpo en cualquier punto del espacio. Este concepto no requiere ni implica traslado por lo tanto no es relativo sino absoluto.
Un observador puede fijar un instante cualquiera y marcarlo con un cronómetro.
Ese instante será el presente en cualquier punto del universo.
Paradójicamente, si de algún modo no electrónico un observador pudiera saber con certeza que a la cero hora de cualquier instante se verifica un fenómeno a miles de años luz de distancia, podría decir que “ocurrió algo” (tiempo pasado, por los segundos transcurridos en hablar) pero para el ojo humano se estaría hablando de un tiempo futuro que quizá llegarán a ver los ojos de varias generaciones futuras.
Mientras exista un observador mortal, los hechos distantes y la falta de un punto de referencia absoluto y real, se verán como una realidad distorsionada y falta de coherencia (según el concepto de la mente finita del hombre).
Un cuerpo en movimiento con respecto a otro, se aleja o se acerca; está quiero o lo circunda.

La materia da sentido a todos los conceptos si no existe la materia no existiría el tiempo; sin tiempo no hay movimiento, y sin movimiento no hay velocidad no distancia.
Para medir el tiempo, velocidad y distancia hacen falta dos puntos de materia como mínimo.



Las disculpas

El que se disculpa la culpa admite ante otro ser y solicita de este modo la dispensación o el perdón.
Esta disculpa implica que el ofensor pide la aceptación nuevamente en el rol que le cupiera ya sea como amigo, empleado o simplemente como hombre.
El hombre que se disculpa hace uso de valor y el don de hombría al volver sobre sus actos y disculparse.
Por otra parte el ofendido o disculpador puede o no “disculparlo” o “sacarlo de las consecuencias de la culpa” para lo cual él también requiere hacer uso de los mismos dotes de ser humano que el que se disculpa.
Cuando un hombre se disculpa, no se humilla sino que, usando a un interlocutor esta diciendo al mundo que se equivocó y que lo siente en su corazón.
Está ofreciéndose hombre; sino nuevo; corregido en ese aspecto en el que falló.
Así el que recibió las disculpas puede no aceptarlas por no estar él mismo a la altura del honor puesto de manifiesto por el otro.
Pero eso carece de importancia ya que, si el pedido de disculpas es genuino en su origen, el sujeto se enaltece y el mundo recibe complacido a un verdadero hombre.



Luces y destellos

La diferencia de un ser humano con otro en cuanto a su disposición natural para ser más o menos receptivos a las cosas espirituales, no sugiere que los más receptivos lleguen al mundo “aprobados” por ser buenos y los otros no.
Sólo que a los menos agraciados le es dados una intensidad de Luz de Cristo menor por lo que deberán esforzarse más que otros para encontrar el camino y en este trámite muchas veces llegan a ser el escollo que otros tendrán que superar para salvarse.





El sentido ausente

El vivir sin sentir no es presente;
Ni el camino es más corto corriendo;
Carretera de vida es el tiempo
Oponiendo la huella en el fango.

Anda y mece remando en el lago;
El nidal de las aves en lienzo
En la espera querida del viento
Sosteniendo la espera en el barco.

Ya la brisa acelera su espera,
Ya se aleja a alondra del lirio,
Ya tu flota hastiado de tantas
Despedidas de dar al estío.

Cuando en tierra la rama se quiebra,
Y el jinete del potro se aburre;
Se hace noche y ya en la rivera
A ese río el, beberlo quisiera.

De: Hercules Antonio Palermo.-





Ese que somos

Nada crece más alto que un árbol;
y no existe árbol que crezca hasta el cielo.
Pues en el mundo, regado de credos;
se vive y convive entre lo dulce y lo amargo

La grandeza del hombre;
Desde el pináculo del pleno amor;
O desde la profundidad del egoísmo,
Se mide siempre a sí mismo.
Con la vara misma del dolor.

Y en el candoroso anhelo
De emular la letanía de la alondra,
Aliento quieren u al viento da,
Si mejor canción en su casual encanto;
Para juntar si alma con el amor del cielo,
Y para llevar su canto sobre el nivel del mar.

Dicen que alguno lo vio volar más alto
Pero muchos dicen que ni alcanzó a volar;
Pero lo que sí,
Porque yo lo vi; pueden creerlo;
Variando un poco la historia;
Y cambiando u n tanto el lugar;
Llegando pues a la cumbre:
De la montaña de él,
Durmiolo el cansancio al hombre
Y despertase ángel después,

Moraleja de esta historia;
O es la historia de una queja;
Pues el que escribe no deja de nombrar
A ese que soy, ese que somos, ese que sos,
Y ese que es, solo un hombre al derecho
Y sin revés.
Solo con su canto asciende;
Del bajo hasta el tenor,
Viendo crecer a una flor,
Que rima con margarita,
Esa flor es mi nietita,
Esa nena es un amor.