AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER ( Espero dar la medida )

AL LADO DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HABRA UNA GRAN MUJER   ( Espero dar la medida )
La Gloria de mi Espiritu ( Lo mejor de Mi )

lunes, 5 de septiembre de 2016

Código de barras

Las imágenes funcionan como un código de barras en la mente del hombre. Así en un instante uno sabe lo que devenga de una escena con solo un vistazo. La imagen ingresa a la mente en un instante, completa, con todas sus intensidades, colores, texturas y lenguaje de presencia.
En la mente existen códigos receptivos que seleccionan y rotulan cada imagen y las reenvía al sector consciencia en el cual se elaboran las decisiones.
Imaginemos al hombre sin las principales conexiones; sin el habla, sin el oído y sin la vista ¿cómo podría realizarse como individuo y como grupo?
No decimos de un grupo de minusválidos dentro de una sociedad de hombres normales sino, considerar a todos sin el don de la comunicación y sin visión.
En primer término no existiría el orgullo, nadie podría ver la fisonomía del otro y sus caracteres, no existiría el concepto belleza o fealdad. Por otra parte; sin el habla no se podría manifestar la mentira ni la adulación; no existiría el concepto de presentar argumentos orientados hacia las sensaciones del otro: broma, sarcasmos (historia), presentar argumentos de orgullo, vanidad, odio, ira, etc.
Ni hablar, ni oír, ni ver.
Entonces pensando en el hombre sin conexión diremos que, así como la ausencia de comunicación, oído, visión, hacen a un hombre imposibilitado de manifestar orgullo, así también podemos considerar que, esta condición de seres no podrían coexistir por mucho tiempo y morirían.
De este tratado se desprende que; el hombre transgrede gracias al mal uso de sus dones pero que sin esos dones moriría pronto casi sin pecar. Podemos ver de esta forma que nuestra responsabilidad de vida es vivir y convivir en el filo de la navaja que sugiere ser la toma de decisiones en bien común o en bien propio con la mira de que, sin estos dones del cuerpo seríamos menos que gusanos y la misma naturaleza nos reclamaría para reciclarnos.
Las sociedades que usaron mal estos dones terminaron dejando de existir como tales y asistiendo  a su completa destrucción como sociedad y como individuos.


No hay comentarios.: